Mefistófeles

/ marzo 9, 2013/ Fotografía, Literatura

 

Marta: Mefistófeles.

 

Monje (en tono paternal) – Tranquilo, ya te dije que conozco este lugar de memoria. Además, esto ya ha ocurrido docenas de veces.

[se ve la silueta tambaleante de HH tratando de seguirle el paso, tratando de tantear las paredes para no hacerse daño con las púas]

HH (preocupado) – ¿Qué hora es?

Monje (tranquilo) – Sabias que algunas de las salas de esta catedral fueron usadas para torturar las acusadas de brujería. (Pausa) – Sí… Este lugar es realmente viejo. Necesita muchas reparaciones. Creo que el curita te contratara indefinidamente.

HH (verdaderamente preocupado) – ¿Qué hora es?

Monje (en tono indiferente) – A casi todas las condenaban a morir por inmersión, les ataban una losa de piedra y las arrojaban a un pozo.

(Ambos hombres detienen su ascenso)
[PRIMER PLANO DE LA SILUETA DE LA CABEZA DE HH; él gira su cabeza hasta que se ve la silueta de su rostro {caen gotas de sudor de su rostro}]

Monje (en tono narrativo) – La mayoría de las pobres eran acusadas por culpa de una vecina envidiosa de su belleza, una familia enemiga, por alguna vieja vendetta…

HH (colérico) – Me importa una mier…

Monje (marcando las palabras) – …o un marido celoso.

[PLANO ABIERTO DE HH; desde el punto de vista de HL, HH esta semiarrodillado, sudoroso y muy pálido, se le clava ligeramente una púa de la pared en el hombro y se le cae un hilillo de baba. Hay una marca fresca de humedad en la pared cerca de su cabeza]

Monje (recriminador) – ¡Vamos hombre! ¡Que no tenemos toda la noche! Acuérdese que esto tiene que estar listo para la misa de gallo.

[PLANO ABIERTO DE LOS DOS HOMBRES; suben la escalinata, se ve la silueta tambaleante de HH tratando de seguirle el paso al Monje]

HH (despersonalizado) – ¿Qué hora es?

Monje (indiferente) – La misma historia docenas de veces. Ellos querían vengar su honor de hombre. Es irónico porque algunas de esas pobres mujeres realmente eran adulteras…
(en tono socarrón) – Eran concubinas del Ángel Caído.

 

 

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*