Entre botellas con Hugo Gris

Santiago Valverde/ enero 7, 2012/ Fotografía, Literatura/ 0 comments

Revolviendo algunos archivos realmente antiguos me encontré con la antigua maravilhion. Es maravilloso recordar lo estupenda que fue la década de los 90 para mi en Medellín. Conocí tanta gente espectacular, casi todos con un talento excepcional. Me alegra haber participado en la creación tantas cosas únicas.

Alucinar de Fernando Soyser.

Alucinar de Fernando Soyser.

Como mucho de este material se perdería para siempre si lo dejo en el olvido, y como homenaje a sus autores, he decidido volver a publicar estos contenidos que en su momento aparecieron en maravilhion. Espero que darles la misma felicidad que tuve yo al reencontrase con ellos.

Voy a empezar con estos dos maravillosos poemas de Hugo Gris, a quien pertenecen y son de su propia cosecha. Así que no han sido alterados o corregidos.

 

 

LA LUNA AFUERA DE LA BOTELLA

 

Dice un amigo al mirar la luna:..

“Cuando saldremos de la botella”.

Entonces pienso. que en verdad todo

es muy parecido a una botella; la

noche es una botella negra como de

cerveza. Cuando comienza la noche,

la botella esta llena y todos nadamos

felices en olor a frescura, sentimos

que es fácil subir hasta la luna; si

nos agitan un paco “así como de ser”

creemos que esta noche si

se puede escapar de la botella, llena de noches

perdidas; pero caspa, a medida ..

que pasa el tiempo la noche se acaba

y la botella se vacía, se vacían las

ganas, los sueños, la energía;

y cada vez vemos mas lejos ese orificio

blanco, ese orificio luna

entonces sabemos que esta noche no

habrá una agitación tan fuerte, como

para que la espuma nos escupa por

fuera de la luna. Vencidos fingimos

tener sueño, nos revolcamos cada uno

en nuestra cama con nuestra vida de

botella vacía; unos cansados de buscar

esa .agitación que nos diera espuma,

y otros amargos y fétidos como

cerveza vieja.

dormimos o fingimos dormir, para

levantarnos a la mañana siguiente

dentro de una botella de soda.

 

 

BOTELLA DE SODA

 

Botella de soda es despertar entre

vocesitas, entre olores de cocina,

olores a arepa, a chocolate, rin

rin de reloj y el frío mañanero;

botella de soda es meterse dormido

a la ducha, masticar dormido, vestime

dormido y solo despertar al

saberse una vez mas cogido de la

tarde, una vez mas cogido de las

güevas por el regaño del patrón

en esta botella de soda corremos

a diario con la cuerda precisa de

tiempo para ir siempre a los mismos

lados, cuerda imprecisa que

no alcanza para ir mas lejos hacia

el triztal.

En las mañanas el olor es un poco

fresco dentro de la botella y todo

se sabe simple en. el interior, las

burbujitas de sol mañanero hacen

cosquillitas en la piel; pero como,

siempre lo de adentro se acaba

ya no ea tan fresco, es pegajoso

no hay burbujas; mas bien borbollones.

Borbollones de calores, de angustias,

de ganas de saltar la cuerda,

ganas de correr. Le queda poco

a la botella, y todo fue tan claro

que ni siquiera preguntamos,

donde esta el orificio por donde

soñar.

por donde escapar.

E1 sol se convierte en una etiqueta,

de esa embotelladora de vida

que dios maneja.

solo nos queda esperar la vida

aunque sea en una botella de..

cerveza noche o de soda día .

 

 

Nota: la foto Alucinar pertenece a Hugo Gris, ahora conocido como Hugo Gris.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*